Carceles en Cuba
Calendario
March 2017
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    GAESA atrapa con sus tentáculos la ‘Ciudad Maravilla ‘

    GAESA atrapa con sus tentáculos la ‘Ciudad Maravilla’
    PABLO PASCUAL MÉNDEZ PIÑA | La Habana | 22 de Marzo de 2017 – 20:24 CET.

    Parodiando el espacio televisivo de Eusebio Leal Spengler, resuelvo
    “andar La Habana” para comprobar que en la intercepción de las calles
    Zulueta y Teniente Rey trabajadores de la Unión de Construcciones
    Militares (UCM) y la constructora francesa Bouygues comenzaron a
    levantar el socio-administrativo y las facilidades temporales,
    iniciándose de esta forma la reconstrucción del Gran Hotel. El
    igualmente conocido como “hotel de las 100 habitaciones”, es un
    conglomerado de ruinas que desde hace décadas permanecen soportadas por
    estructuras de acero para evitar su desplome.

    Ocho cuadras al norte se encuentra el Hotel Regis (Prado y Colón), un
    inmueble de estilo ecléctico de los siglos XIX-XX, que al filo del
    colapso espera por los constructores. El edificio está rodeado por una
    cerca y algunas vallas anuncian que el inversionista es la inmobiliaria
    ALMEST; el explotador, Gaviota; el suministrador, TECNOTEX; los
    constructores, UCM y Bouygues (BBI); mientras los proyectos corren a
    cargo de la empresa Restaura, perteneciente a la Oficina del Historiador
    de La Habana.

    A pesar de los atrasos, ya son notables los avances en el hotel Packard
    (Prado y Cárcel) con un porcentaje de ejecución que ronda el 60%. Según
    cronograma debe terminarse este año.

    En las proximidades, recientemente arrancó la construcción del hotel
    Prado y Malecón (ubicado en la esquina del mismo nombre) donde resuenan
    los martinetes que escavan los hoyos de las cimentaciones, ardua labor
    que corre a cargo de soldados del Servicio Militar General (SMG), mano
    de obra esclava utilizada por la UCM y la BBI para los menesteres
    constructivos que no requieren calificación.

    Por San Rafael, donde se ubica el frontis del hotel Manzana de Gómez, ya
    retocan con pintura las farolas del alumbrado público y la marquesina,
    puesto que próximamente Kempinski abrirá sus puertas para ofertar 172
    habitaciones y 74 suites; servicios de tiendas con 16 locales destinados
    a comercializar productos de marcas reconocidas, piscina, bar,
    restaurante, cafetería, salas de negocios y bar panorámico, además de
    servicios de belleza, casilleros y salones de masaje. Sin embargo, para
    reconstruir este “Taj Mahal”, las constructoras contrataron 400
    trabajadores indios “que rindieron cuatro veces más que los trabajadores
    nacionales”, según informó la prensa oficial, que al mismo tiempo ocultó
    escandalosamente a la opinión pública que los foráneos recibían salarios
    20 veces superiores a los de los cubanos.

    Con las citadas inversiones, el poderoso consorcio militar GAESA elevará
    la capacidad de su subsidiaria Gaviota en el centro de la capital, uno
    de los polos más demandados por el turismo internacional.

    Lo preocupante es que los servicios ofertados por el Estado —amén de ser
    administrados por prestigiosas cadenas hoteleras— están siendo
    cuestionados por los usuarios que engrosan la avalancha turística,
    disparada tras la política de deshielo que inició Obama en 2014. Malos
    tratos, falta de higiene, grandes poblaciones de cucarachas, contagio de
    enfermedades diarreicas y altos precios son algunas de las quejas más
    frecuentes. No es descartable que las compañías hoteleras también
    contraten personal extranjero para los servicios, ya que las normativas
    lo permiten.

    Al andar La Habana quedamos expuestos a las nubes de polvo y humo, como
    los centenares de turistas que van y vienen a pie, en bicitaxis, o
    reciclados descapotables de los años 50. Con el trasfondo sonoro de las
    guitarras, bongoes y maracas que caracterizan la música típica que
    impera en la zona, los excursionistas se sientan a las mesas de los
    establecimientos gastronómicos diseminados por doquier, para empinar el
    codo o degustar manjares criollos. El disfrute incluye gratuitamente el
    olfateo de un amplio repertorio de pestes, entre las que se destacan la
    variada perfumería de orines, basuras y excrementos, pero lo más
    importante es que pueden husmear en vivo y en directo la pobreza que
    angustia a la población de La Habana profunda, el reverso de la “Ciudad
    Maravilla” tan sublimada en los catálogos.

    El timo permanecerá a perpetuidad en una tarja develada hace un año en
    la explanada de la fortaleza de San Salvador de la Punta por cuenta de
    la fundación New7Wonders, que eligió a La Habana como una de las siete
    “ciudades maravilla” por su “atractivo mítico, ambiente cálido y
    acogedor, más el carisma y jovialidad de sus habitantes”.

    Caminando en dirección a la bahía nos topamos con otra “maravilla”, en
    este caso de la ingeniería civil cubana: la estación de bombeo que
    trasiega las aguas albañales generada por la ciudad hasta la Playa del
    Chivo. Como dato curioso y casual, agregamos que en la charada el número
    siete es “mierda”.

    En las proximidades se alza el antiguo Estado Mayor de la Marina de
    Guerra, hoy sede central del consorcio militar GAESA y guarida del
    brigadier Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, el genio tenebroso de
    la economía subterránea del régimen, quien desde su despacho y
    palpándose los bolsillos, quizás observe y contabilice, como si fueran
    cabritos, a los turistas que descienden de cruceros en el muelle San
    Francisco.

    Ya en retirada por la calle Neptuno, con rumbo oeste, y admirando cómo
    empercudidas sabanas blancas cuelgan de los balcones, dos turistas
    interrumpen el “andar La Habana” de este reportero para preguntarle
    “¿por qué los taxis (almendrones) siguen de largo cuando les hacen señas?”.

    Les instruyo que la nueva señal “auto-stop” consiste en hacer “el
    pollito con los dedos”, lo que significa que pagaran la carrera en CUC.
    Me miran desconcertados y aclaran que me preguntaron “por los taxis que
    cobran 10 pesos”; respondo que esa tarifa ya es agua pasada. Y, alzando
    y bajando los hombros argumento: “¿no querían ‘ciudad maravilla’?…
    pues ahí la tienen”.

    Source: GAESA atrapa con sus tentáculos la ‘Ciudad Maravilla’ | Diario
    de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1490115448_29810.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *