Carceles en Cuba
Calendario
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Solo lamentos y molestias

    Solo lamentos y molestias
    La tibia reacción de los gobiernos de la región a lo acontecido con el
    Premio Oswaldo Payá
    Jueves, febrero 23, 2017 | Jorge Olivera Castillo

    BOSTON, Estados Unidos.- Con el portazo en la cara al expresidente
    mexicano Felipe Calderón y el no menos airado desplante al secretario
    general de la OEA, Luis Almagro, y a la hija del exmandatario chileno
    Patricio Alwyn, el régimen cubano vuelve a dejar claro su voluntad de
    hacer lo que le venga en ganas dentro de sus dominios sin importarle las
    palabras de los agraviados y de quienes los apoyan, en la Isla y allende
    los mares.

    Era un despropósito creer que Raúl Castro se haría el de la vista gorda
    frente un evento de esa naturaleza a realizarse en el corazón de La Habana.

    El Premio Oswaldo Payá: “Libertad y vida”, a entregar a Almagro por la
    hija del fenecido opositor en su casa del municipio Cerro, resultaba una
    opción cuyo éxito no rebasaría los límites de lograr algún impacto
    mediático en el sentido de agregarle más evidencias a lo que todo el
    mundo conoce al dedillo, pero que parece no importar mucho: que Raúl
    Castro es un dictador y que viola sistemática y flagrantemente los
    derechos humanos.

    Las respuestas por parte de gobiernos y personalidades a este nuevo
    capítulo de intolerancia de la élite verdeolivo, se distinguen por la
    tibieza y el silencio. Nada de condenas y cuestionamientos lo
    suficientemente enérgicos que sirvieran para resaltar la arbitrariedad
    codificada como política de Estado.

    Es más, en el fragor de los operativos que incluyeron arrestos, amenazas
    y acosos de todo tipo, una delegación de legisladores estadounidenses
    era recibida por los máximos responsables de que Cuba se haya convertido
    literalmente en una cárcel flotante.

    Entre los ilustres visitantes estaba el señor Thad Cochran, un
    congresista republicano por el estado de Missisippi que ha mostrado su
    irrestricto respaldo al ideario de Trump.

    Ante el hecho en cuestión y quizás otros que se estén negociando tras
    bambalinas, siempre pienso en la máxima martiana de que en política lo
    real es lo que no se ve. Me cuesta comprender las tesis que auguran algo
    así como la aplicación a rajatabla del embargo por parte del actual
    inquilino de la Casa Blanca.

    Sin entender los códigos de la geopolítica es imposible sacar
    conclusiones medianamente acertadas.

    Ni Estados Unidos, ni mucho menos Latinoamérica nos van a sacar las
    castañas del fuego. La solución depende de nosotros y no son muchos los
    cubanos determinados a sacrificarse.

    Los incidentes acaecidos en torno a la fallida entrega del galardón al
    señor Almagro invitan a moderar las expectativas en cuanto a la
    posibilidad de que el totalitarismo esté dispuesto a hacer concesiones a
    sus oponentes internos.

    ¿Habrá que esperar al retiro, incapacidad o desaparición física de Raúl
    Castro para que cambien las dinámicas de una transición cuyas
    características son las pausas y los atascamientos?

    Es probable que sí.

    A partir del suceso de marras es necesario interpretar los
    acontecimientos recientes en su justa dimensión para no caer en la
    ingenuidad de creer en una pronta solución a nuestros problemas.

    Hay un déficit de solidaridad internacional y son escasas las
    probabilidades de articular un movimiento masivo, fronteras adentro, que
    se oponga al orden establecido por el partido único.

    Por otro lado y a modo de conclusión, ningún gobierno de la región ha
    sido determinante en sus declaraciones. En vez de condenas, han optado
    por sacar a la palestra sus lamentos y molestias.

    Un bajo perfil que se traduce en nuevos camuflajes para los verdugos.

    Jorge Olivera es un periodista independiente que reside en Cuba. Se
    encuentra actualmente de visita en Estados Unidos.

    Source: Solo lamentos y molestias CubanetCubanet –
    www.cubanet.org/facebook/solo-lamentos-y-molestias/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *