Carceles en Cuba
Calendario
September 2016
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Lo irreal maravilloso (II)

    Lo irreal maravilloso (II)
    agosto 31, 2016 1:15 am

    La Habana, Cuba, Eduardo Martínez (PD) Hoy existe una ofensiva en contra
    de los transportistas privados, llamados Boteros por la población. La
    inmensa mayoría conduce increíblemente vehículos con más de medio siglo
    de trabajo, para los cuales hace mucho que no existen piezas de
    recambio. Las pocas que se encuentran llegan con precios astronómicos
    como los neumáticos, las baterías, etc. Otras que son fabricadas
    precariamente por artesanos emprendedores casi siempre sin licencia para
    ello, pero con un amplio conocimiento de su tarea como torneros,
    chapistas, gomeros, etc. Algo que perfectamente se pudiera aprovechar
    para generar avances tecnológicos propios.

    Estos taxis colectivos privados cobran usualmente diez pesos por
    cualquier distancia. Pueden hacerlo porque adquieren el Diesel -con
    gasolina no se puede hacer este negocio, pues es más cara- a un precio
    de entre diez y quince pesos el litro en el mercado negro. En las
    gasolineras del gobierno el Diesel oscila entre 1 y 1.10 cuc el litro,
    aproximadamente entre 25 y 30 pesos, el doble.

    Recientemente, el gobierno, ante la potencial caída de nuestro gran
    suministrador de combustibles y financiamientos, Venezuela, ha ordenado
    cortar el cincuenta por ciento de todas las asignaciones de combustibles
    a las empresas estatales, y esto genera que ya los empresarios y
    choferes no pueden vender los excedentes o lo ahorrado en el mercado
    sumergido. Hay que ir a las gasolineras obligadamente y comprar el
    combustible a los precios oficiales. Esto ha traído como consecuencia
    que los boteros hayan aumentado al doble sus tarifas para poder
    subsistir o ser rentables. El pueblo, con tan bajos salarios, se ha
    quejado y el siempre vigilante NTV se ha hecho airado eco de estas
    opiniones en contra de los transportistas. Inspectores y policías, en
    las arterias principales de las ciudades, fiscalizan. En tan solo un par
    de jornadas retiraron más de una treintena de licencias operativas a
    taxis privados por cobrar el doble, cuando no existe ninguna regulación
    oficial en los precios, ningún documento que recoja estos.

    ¿Quién defiende a estos trabajadores privados ante el abuso de la
    autoridad? Nadie. No hay un abogado que se atreva. No se pueden asociar
    para reclamar sus derechos, pues esto es ilegal: se consideraría
    asociación ilícita, contrarrevolución, fea palabra tras la cual podrían
    llegar numerosos años de cárcel.

    A fin de cuentas, los taxistas, quienes sacan la cara con vehículos
    totalmente obsoletos, peligrosos y muy ineficientes -no hay posibilidad
    de comprar nuevos o modernos de segunda mano- ante la alta ineficacia
    del transportista oficial, simplemente dejan de trabajar para evitar el
    encuentro con la abundante policía y los funcionarios quita-documentos.

    El gobierno, a través de nuestra eficiente TV, les ha recordado que
    tienen -están obligados- que continuar aportando al físico lo mismo,
    como si estuvieran trabajando día a día sin descanso.

    ¿Es acaso esta una forma de incentivar la iniciativa privada o lo contrario?
    ¿Por qué no les entregan una identificación gremial a estos taxistas
    para que puedan acudir a las gasolineras estatales (las únicas
    disponibles) y adquirir los combustibles a un precio asequible, puedan
    obtener neumáticos, baterías y toda la amplia gama de accesorios a un
    costo racional y rentable? Son estas contradicciones obvias que los
    expertos del gobierno conocen perfectamente, pero no les importa solventar.

    Los periodistas oficiales tan solo muestran el lado que les indican y
    callan el resto, a sabiendas de que toda la población conoce las
    realidades sobre las cuales les he contado un pequeño fragmento.

    ¿Por qué tanto absurdo? ¿Por qué tanto reglamento para no permitir el
    desarrollo individual e industrial colectivo? ¿Por qué tanta represión
    en todas las esferas de la vida cuando lo que necesitamos es libertad
    para ser nosotros mismos y sin miedos ni remilgos trabajar honradamente
    para poder subsistir, no pasar hambre y formar una familia
    verdaderamente próspera?
    Como ven, nada indica que esto les importe.
    eduardom57@nauta.cu; Eduardo Martínez

    Source: Lo irreal maravilloso (II) | Primavera Digital –
    primaveradigital.net/lo-irreal-maravilloso-ii/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *