Carceles en Cuba
Calendario
April 2016
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El Congreso fallido

    El Congreso fallido
    Los Lineamientos no se cumplen y el PCC se esconde del control popular
    Marlene Azor Hernández, México DF | 04/04/2016 10:29 am

    En la medida en que nos acercamos al VII Congreso del PCC, los propios
    militantes de base piden una postergación del Congreso durante tres
    meses para acceder a los documentos que regirán sus vidas y la de toda
    la población hasta 2030[1]. Es decir, el Congreso discutirá sus planes
    para la próxima generación que ahora tiene cinco años. Las generaciones
    anteriores no merecen atención.
    La “democracia secreta” del partido es cuestionada por sus bases, pero
    también, por los ciudadanos de a pie. Según el órgano oficialista
    Cubadebate (23/02/2015)[2] se realizaría una consulta popular que ahora
    se cancela. Solo mil delegados tienen derecho a conocer los documentos
    que se aprobarán por “unanimidad” con una línea política y económica de
    ruptura con la realidad precisamente por no contar con ningún consenso
    político en una población de más de 11 millones de habitantes.
    El reclamo popular tiene todo el sentido. El PCC hizo una consulta a la
    población para aprobar los Lineamientos hace cinco años y la población
    le dio un “cheque en blanco” a un supuesto gobierno de Raúl Castro más
    pragmático y organizado que su hermano mayor. El incumplimiento del 79 %
    de los Lineamientos cinco años después plantea un resultado desastroso:
    la incompetencia política del gobierno demuestra la imposibilidad de
    llegar al “socialismo próspero y sustentable” incumpliendo las inmensa
    mayoría de las metas que él mismo se propone. Si el descontento se
    midiera en un referéndum, el Gobierno de Raúl Castro sería
    mayoritariamente desaprobado. En una sociedad democrática perdería el poder.
    Los ciudadanos de a pie y los militantes de base del Partido quieren
    constatar precisamente que en los documentos que se discutirán se
    posponen sus intereses, sus demandas y sus necesidades, por eso el Buró
    político del PCC es reticente a mostrarlos antes del Congreso y manipula
    a la población y a los asistentes al Congreso para arrebatarles por
    mecanismos extra políticos la unanimidad vacua y ganar otros cinco años
    más sin control popular.

    Los mecanismos extrapolíticos son:
    – El Estado partido controla el empleo estatal y no estatal y quien no
    muestre anuencia política se convierte en un paria en su propia sociedad.
    – Los CDR, la policía política y el PCC zonal monitorean a los
    ciudadanos en sus lugares de residencia y trabajo para permitirles o no
    a los ciudadanos la inclusión/ exclusión social: empleo, educación y
    calidad de la atención médica. Los niveles de pobreza generalizada y
    oculta a la opinión pública que el gobierno mantiene, permite también
    enturbiar la relación entre el disenso y la marginación social.
    – La múltiples formas de represión al disenso: intimidaciones personales
    y familiares por parte de la policía política que involucra al
    sindicato, el partido y los CDR, lapidaciones morales, pérdida del
    empleo, acoso laboral, ataques físicos por supuestos “delincuentes”, son
    todas las preliminares para empujar al ciudadano a la disidencia abierta
    con represalias mayores de cárcel, golpizas, vandalismos de sus casas
    delante de su familia, confiscación de sus bienes, o empujarlos al exilio.

    Estos mecanismos extrapolíticos son lo suficientemente disuasivos para
    mantener la sumisión de la ciudadanía y aprobar líneas políticas que ni
    siquiera entiende.
    Brutalizar a la población para mantener el control político
    En Cuba no hay políticos: hay funcionarios clientes que bajan la cerviz
    frente a los mecanismos de control político, reciben prebendas
    personales ocultas al escrutinio público —de acuerdo al cargo— roban al
    erario público en la medida de su poder discrecional y mantienen la más
    absoluta represión del disenso como línea de supervivencia en el cargo.
    Por eso las sociedades del “socialismo real” incluyendo Cuba, son las
    más “apolíticas” de la historia de la humanidad.
    Es una política expresa para desarmar a la ciudadanía: carece de
    información y análisis de la realidad por tener una prensa amordazada,
    recibe un bombardeo de propaganda que no tiene relación con la realidad
    nacional y la autonomía económica y política de la sociedad civil y de
    cada ciudadano está demonizada y maniatada. En este escenario de
    monopolio de la fuerza y de la información, el PCC brutaliza a la población.
    Un ejemplo de brutalización de la ciudadanía, lo tenemos en la
    Convocatoria al 1ero de mayo aparecida en Granma (01/04/2016), en el que
    se convoca a la “adoración” del Fidel Castro[3] en su noventa
    aniversario, un “político” que se declara incompetente en su más
    reciente escrito[4] y que nos convoca al “sacrificio” perenne mientras
    ha consumido por más de medio siglo todas “las mieles del poder” del
    erario público nacional.
    Además, la CTC quiere homenajear fechas de “glorias” personales pasadas
    de la cúpula del poder que no tienen que ver ni con la mesa popular, los
    salarios, el transporte, la vivienda, el desabasto de agua, la
    electricidad, el empleo paupérrimo, el acceso a una Internet maniatada,
    ni con la impunidad con que la autoridad actúa en todas las
    instituciones contra la población, y contra el disenso. Esta es otra
    evidencia de la ruptura del PCC con la realidad nacional y de la
    naturaleza antipolítica del “partido” cubano. La única central sindical
    permitida no recoge ni una sola demanda de los trabajadores cubanos: los
    convoca al ejercicio rutinario de la doble moral, so pena de represalias
    de todo tipo, o es el precio a pagar para tener una mínima libertad para
    vivir en la obligada ilegalidad económica que impone el gobierno con su
    política económica.
    Cuba es un estado disfuncional propio de los países que recién terminan
    una guerra: las instituciones no funcionan para los fines por las cuales
    fueron creadas y los que “dirigen” no atienden las necesidades
    perentorias de la población. Los funcionarios a todos los niveles desde
    el central al más simple empleado, tienen tres consignas para volver un
    calvario la vida nacional: “no hay”, “no está permitido” “no tengo
    respuesta que darle” No hay ningún cambio en esta línea política y esa
    es la estructura de la sociedad: el funcionamiento de sus instituciones.
    Es en este sentido que Cuba tiene un “estado fallido” y no porque no
    controle su territorio ni la violencia dentro de este, al contrario, es
    el Estado el que genera toda la violencia contra la ciudadanía por su
    incompetencia política.
    Acostumbrados a no rendir cuentas y a mantener en secreto políticas que
    se toman de espaldas a los ciudadanos y que sistemáticamente se
    incumplen, el próximo Congreso se anuncia fallido, con grandes metas
    para dentro de 15 años como si fuera una novela de ciencia ficción. No
    ocuparse del presente, es la consigna del expresidente cubano Fidel
    Castro[5], que permea a toda la nomenclatura en el poder: Los intereses
    y necesidades de los ciudadanos son insignificantes frente a “la
    Historia” y los antipolíticos funcionarios cubanos están interesados en
    seguir apropiándose del erario público sin rendir cuentas y con total
    opacidad, proponiendo planes inviables como lo demuestra el
    incumplimiento de los Lineamientos.
    [1] Francisco Rodríguez Cruz, “Carta abierta a Raúl Castro” en El blog
    de Paquito de Cuba, 26/03/2016. También se puede encontrar el apoyo a
    esta demanda en el Boletín del SPD # 201, 26/03/2016.
    [2] “En abril de 2016 tendrá lugar el Congreso del Partido comunista de
    Cuba” Cubadebate, 23/02/2015.
    [3] El gobierno cubano utiliza a Fidel Castro para dos funciones que le
    son vitales: dar la imagen de una “continuidad” política como con la
    muerte de Mao Tse Tung en China y por otro lado agitarlo como
    “espantapájaros” de tanto en tanto, como muestra del lado más
    reaccionario y conservador del inmovilismo gubernamental.
    [4] “El hermano Obama” Granma, 28/03/2016.
    [5] “Fidel Castro se declara incompetente” Cubaencuentro, 30/03/2016.

    Source: El Congreso fallido – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro –
    www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/el-congreso-fallido-325263

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *