Carceles en Cuba
Calendario
March 2016
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Entrevista con Héctor Palacios

    Entrevista con Héctor Palacios
    marzo 16, 2016 6:01 am·

    A 20 años de Concilio Cubano (II)

    El Vedado, La Habana, Aleaga Pesant, (PD) Héctor Palacios Ruiz, hoy en
    el exilio, fue uno de los referentes de la oposición democrática en Cuba
    durante muchos años. Fue uno de los presos de la causa de los 75, en la
    primavera de 2003. Fundó el Movimiento Radicales y Demócratas Cuba Libre
    (1989), el Partido Solidaridad Democrática (1993), participó en Concilio
    Cubano en 1996, fundó el Centro de Estudios Sociales (1998), y fue el
    fundador y secretario del Comité de Relatoría de Todos Unidos, fue
    considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional.

    A mediados del año 2007 me concedió una entrevista, donde recordó y
    analizó lo que fue para él Concilio Cubano, uno de los primeros
    esfuerzos por buscar la unidad de los activistas prodemocráticos.

    Aleaga Pesant: ¿Cómo fueron los inicios de Concilio Cubano?
    Héctor Palacios: Sobre 1995, ya estaban las condiciones creadas, al
    menos emocionalmente, y no te digo, estructuralmente porque ni siquiera
    estaban hechas las comisiones de trabajo. Había un esbozo, una idea,
    pero eso bastaba para que se diera el cambio. Es decir, nosotros no
    teníamos ni la capacidad, ni las personas ideales desde el punto de
    vista intelectual, como para hacer lo que realmente había que hacer en
    aquel momento, pero teníamos una razón muy meritoria: la unidad en lo
    diverso, que es lo contrario al Partido Comunista que es monolítico. La
    gente siempre ha visto a la oposición como que está separada. Eso es
    mentira: la oposición siempre ha estado estructurada, lo que cada uno
    pensando por su lado, y eso es bueno.

    A fines del 95 se estaba trabajando arduamente. Uno de los problemas que
    trabajamos mucho fue el de la salud pública, porque es una de las
    banderas del gobierno, y el de la educación. Había once comisiones
    temáticas y las más fuertes fueron: deporte, educación y salud pública.
    Acuérdate que los dirigentes máximos han tratado de dormir a la
    población con esas migajas. En Cuba antes la salud pública no era cara…

    AP: ¿Quiénes forjaron el Grupo Gestor?
    HP: Mercedes Parada Antúnez, Leonel Morejón Almagro, Elizardo Sánchez y
    Oswaldo Paya. Lázaro Gonzáles, entró después, cuando se crea el Partido
    de Derechos Humanos afiliado a la Fundación Andrei Sajarov. Él fue uno
    de los que estuvo preso un año y pico por Concilio Cubano. Salió electo
    después. Estamos hablando de los fundadores. Lo que se llamó el Grupo
    Gestor. Ese Grupo Gestor debía desaparecer, nosotros nos dimos como
    plazo seis meses para que desapareciera, para que hubiera un grupo
    electo. El Grupo Gestor fue impuesto. Nosotros mismos nombramos un grupo
    gestor, después es que se crea un grupo mayor de personas. Ya no me
    acuerdo de algunos nombres. Otras no vale la pena ni mentarlas, como
    Gladys Gonzáles Noi y Odilia Collazo…

    AP: Gladys González Noi, ¿piensas que era de la policía política?
    HP: Ella siempre fue agente de la policía política…Estaba Gladys
    Linares, una gran patriota y una gran mujer, y Mercedes, que se fue.
    Cuidamos la composición de la membresía: había mujeres, tres hombres
    negros y otras personas valiosas. La famosa reunión de inicios de
    febrero, no sé si fue el 12 o el 13, donde se estableció la dirección de
    Concilio Cubano. Se hizo en una casa en La Víbora, buscando a las
    personas a las dos o las tres de la mañana, porque ya la policía no nos
    dejaba vivir. Imagínate tú, que yo estuve detenido por Concilio Cubano
    más de 24 veces, y Leonel otras tantas, y así todo el mundo…La orden era
    desbaratar Concilio. Por eso se tuvo que hacer una reunión tan secreta.
    El único que conocía del lugar de la reunión era Leonel. A las dos o las
    tres de la mañana se recogió al que se pudo y se creó la dirección de
    Concilio: una dirección de once o doce personas, entre los cuales yo
    tuve la suerte de salir electo…Gladys Linares salió electa también.

    Otros de los gestores principales no salieron electos o no quisieron
    seguir. Ya estaba encaminado el proceso para celebrar la reunión el 24
    de febrero, una fecha patriótica y, dicho sea de paso, fue lo que le dio
    nombre a una organización que se llamó 24 de febrero.

    Aquella cosa de Concilio Cubano se empezó a trabajar en casa de Indamiro
    Restano. En los altos vivía el almirante Aldo Santamaría. Indamiro
    Restano, un viejo periodista cubano, fue el que creó la APIC, no fue
    Néstor Baguer, fue Indamiro quien creó el movimiento de periodistas
    independientes. Pasó prisión. Y su padre, que fue un oficial de la
    Seguridad del Estado, nos prestó la casa. ¡Lo que es el amor filial, del
    carajo!

    No sabíamos todavía el 20 de febrero donde íbamos a realizar la reunión.
    No sabíamos el 22 donde la íbamos a dar. Sabíamos que la íbamos a dar,
    en un parque o debajo de un puente…Nadie quería prestarnos nada, porque
    la represión era tremenda…

    Un día antes de darse la reunión, tomaron por asalto la casa de los
    padres de Indamiro Restano. Allí estaba Leonel. Fuimos presos. Estuve
    seis días en la estación de policía de Zapata y C, sentado no en los
    calabozos, sino afuera, en un banco. Orinaba sangre. Gisela me llevaba
    el agua. Me tenían sentado ahí, ni me llevaban al calabozo ni me dejaban
    libre.

    El gran error fue coordinar esta tarea con una operación en Miami, que
    vinieran las avionetas y tiraran papeles. Eso lo hizo Leonel por la
    libre, nosotros estábamos en contra de cualquiera que tratara de meterse
    en Concilio. Eso lo hizo Leonel porque él quiso. También se recibió un
    dinero para Concilio que nosotros no sabemos qué se hizo. Fueron dos
    grandes errores muy bien aprovechados por el gobierno…

    Leonel fue preso. Un día o dos después, le celebraron el juicio en el
    Tribunal de G y 9, en El Vedado. Yo también fui juzgado por criticar a
    Fidel por mentir en Chile, cuando la Sexta Cumbre Iberoamericana. Lázaro
    también fue juzgado.

    En el caso de ellos dos, se resistieron. Traían unos maletines, la
    Seguridad quería abrirlos, ellos se resistieron y los acusaron de
    resistencia al arresto. Y así lo dijeron muchos periodistas
    independientes. Porque acuérdate, en aquel momento también se gestaba el
    periodismo independiente, que funcionaba en esa casa de Indamiro
    Restano. Ahí radicaban Cuba Press y Habana Press.

    La casa de Indamiro Restano estaba en 21 y G, apartamento 7, donde
    vivían Alberto Pujol y Nina. Alberto estaba involucrado en Concilio, un
    hombre muy claro desde los años ochenta y pico…Era un sindicalista, un
    tipo muy bien identificado… En el piso de abajo, a mano izquierda, vivía
    Indamiro. Allí teníamos una habitación y posiblemente hubiéramos dado
    Concilio cubano allí, porque son salas muy espaciosas y debía venir un
    delegado por organización.

    ¿Qué hizo el gobierno? Cogió preso el día antes a todo el grupo electo y
    a todos los jefes de organizaciones en el país.
    Hubo más de trescientos detenidos. Fue si no la mayor, una de las
    mayores redadas hechas en el país, que yo conozca y llevo muchos años en
    la oposición. La redada era para evitar que la gente llegara a La Habana.

    Entonces quedamos tres y tomamos la decisión de posponer… Esa decisión
    se tomó en casa de Elizardo Sánchez. Mi casa la estaban registrando en
    ese momento.

    Gladys Linares fue una de las que participó. Aida Rosa Jiménez, que está
    en España actualmente, fue otra y cuatro o cinco personas. El que leyó
    el comunicado fui yo. Decía que quedaba suspendida la actividad de
    Concilio, porque nadie podía suspender a Concilio, lo que se podía
    suspender era la actividad. Imagínate tú, todo el mundo preso, con quién
    ibas a dar la actividad. Segundo, un ataque a las avionetas que regaron
    papeles por toda La Habana el día antes, fue una provocación
    innecesaria, tumbaron los aviones basados en que se quería provocar un
    levantamiento. Ese hecho de tumbar los aviones no se puede ver aislado
    de Concilio. Si yo hubiera sido Fidel y pensara como él, hubiera hecho
    lo mismo…

    Fracasó la reunión, pero Concilio Cubano dejó muchísimas cosas buenas.
    Primero, le demostró al mundo que en Cuba había una oposición orgánica.
    Hasta ese momento, la gente pensaba que los opositores eran diez o doce
    o quince personas… Se demostró que había miles de opositores. Creo que
    hasta el mismo gobierno se dio cuenta hasta que punto había crecido la
    oposición. Llegó a haber unas trescientas organizaciones pequeñas.
    Tienen que ser pequeñas porque mientras más pequeñas son más malas de
    destruir. Mientras más local es una organización, más difícil es de
    destruir. Por ejemplo, el Partido Liberal es muy difícil de destruir,
    porque puedes destruir el de Matanzas, por ejemplo, pero queda el de
    Pinar del Río. Muchas veces hacer las grandes concertaciones no da
    resultado. No conozco aún una gran concertación en Cuba que haya dado
    resultado en las condiciones actuales. En un futuro, los liberales
    tendrán que unirse, los social demócratas tendrán que unirse, ahora,
    mientras más grande tú haces ese aparato, es más lento y más posibilidad
    tiene de ser perseguido y explotado desde adentro.

    Concilio demostró que en Cuba había una oposición coherente, que
    estábamos de acuerdo en la mayoría de los problemas, ninguno era gente
    ambiciosa, nadie quería dolor, ni siquiera pedíamos un año de cárcel
    para ninguno de los grandes torturadores, que hay muchos, lo que
    pedíamos era un cambio de gobierno.

    Fue cuando empezó a reaccionar Europa, al comprender que en Cuba había
    una oposición. Y empiezan a recibirnos en las embajadas… Fue el momento
    en que se estableció la Posición Común europea, que después se complicó
    en el año 2003. Pero el momento culminante fue en 1996. Y comenzamos a
    tener acercamientos con algunas personas de América Latina, que siempre
    fue controlada por Fidel…

    Cuando tumbaron esas avionetas en aguas internacionales, el gobierno
    tenía que jugársela y se la jugó. El juicio fue en las Naciones Unidas.
    La gente siempre apoya a las víctimas y nosotros fuimos las víctimas.
    ¿Por qué hay tanta gente contra el embargo? ¿Por qué Fidel le saca tanta
    lasca al embargo?…Porque él es la víctima, no es porque tenga la razón.

    La tercera cosa importante de Concilio es que nos acercó más a los
    hermanos del exilio. Estábamos hasta ese momento sin contacto sólido, y
    fue ahí donde hubo un contacto más directo.

    Lo otro que deja Concilio, es que empiezan a crearse ya definidamente
    las organizaciones políticas con una base ideológica. Es decir, los
    liberales, los socialdemócratas, los demócrata-cristianos.

    Concilio Cubano, para la oposición, fue un hito muy importante. Nos hizo
    comprender que teníamos una fuerza increíble, que no estábamos solos,
    reverberó la situación, aumentó la crisis política del gobierno, que
    tuvo necesariamente que ser más represivo. Y el mundo reaccionó contra
    eso…La prensa extranjera empezó a dedicarnos grandes espacios. Ya no era
    solo la Sección de Intereses Norteamericana, a partir de ahí, nos prestó
    atención muchísima gente. ..

    Cuando tú vas a las bases de cualquier concertación posterior, su
    semilla es Concilio Cubano. Está ahí, con otros nombres: la Asamblea
    para Promover la Sociedad Civil, Todos Unidos. La idea es la misma en
    otras etapas que no previmos nosotros.

    Hubo errores en que incurrimos. El sectarismo y el caudillismo que
    heredamos de la “madre patria” y que el gobierno cultiva para quitarnos
    fuerzas…

    Hoy el nombre de cualquier opositor se oye en cualquier lugar. Siempre
    he pensado que la prensa independiente surgió a raíz de Concilio. En
    aquel momento eran cinco o seis…
    Me quedé asombrado porque en 2003, cuando parecía que se iba a acabar la
    oposición, creció más y ahora mismo tenemos que recordarlo como algo
    parecido a lo de 1988, cuando se crearon los movimientos de derechos
    humanos. Sus fundadores sentaron las bases para crear grupos en todo el
    país. Concilio Cubano creó las bases para que estos grupos se expandieran…

    AP: Según algunas fuentes, Héctor Palacios fue utilizado para dividir a
    Concilio a partir de eliminar tu participación…
    HP: Para este gobierno, todos los que han estado dentro de la revolución
    y luego disienten, se convierten en sus enemigos. Y la revolución nunca
    me ha visto a mí como un disidente, ni como un opositor, sino como un
    enemigo y un enemigo grande, debido a que ocupé puestos en el Partido
    Comunista y el gobierno.

    Me di cuenta en 1979 que esto iba mal y entonces, aunque tenía
    privilegios, lo entregué todo, hasta él carne del Partido Comunista,
    para no tener nada. Me convertí en un desempleado. Pero lo que nunca
    pudo quitarme el gobierno fueron mis ideas moncadistas. Soy de origen
    campesino, humilde, y quería algo bueno para mi patria, no para mí. Y
    eso siempre el gobierno lo vio como un problema.

    Tenía muchos amigos dentro del gobierno y se estaban fijando en mí…
    Tenían que golpearme de todas formas para crear miedo en los amigos que
    yo tenía dentro del gobierno y decirles indirectamente: mira lo que les
    puede pasar a ustedes… Esto es una especia de mafia. Para salir de la
    familia, tienes que cambiarte la cara y el rostro. Y yo los mantuve. Soy
    un romántico que dejé atrás las cosas malas de la revolución. Si no
    hubiera habido un Batista, no hubiera habido un Moncada. El cuartelazo
    de Batista quebró el sistema institucional del país y todavía no hemos
    encontrado la forma de encarrilarlo.

    Me han atacado, pero no guardo rencor.

    AP: ¿Hasta dónde Concilio se concibió como un gobierno paralelo?
    HP: Concilio no se concibió así, sino como una forma de lucha porque
    estábamos todos muy desarticulados y más bien lo que queríamos hacer era
    una propuesta de cómo hacer un buen gobierno y como es lógico de cómo
    participar en él; pero elegido por el pueblo y, para que tu sepas,
    hubiera ganado cómodamente la gente de Concilio si se hubieran hecho
    elecciones. Eso lo sabe Fidel, por algo no lo dejó. Porque las ideas de
    esos hombres eran las ideas de los campesinos, de los obreros, de los
    maestros, de los que están en las capas más humildes. Los que estaban en
    Concilio no eran ni los generales ni los ministros, eran las capas más
    humildes, las más avasalladas, los hombres que habían hecho revolución.
    La oposición no salió de la nada, fue creada por la ineptitud del gobierno…

    AP: ¿Tu responsabilidad dentro de Concilio?
    HP: Mi casa y mi familia la puse en función de Concilio, además del
    partido más fuerte que había en ese momento: Solidaridad Democrática. Y
    me puse yo personalmente, a tal punto que estuve 24 veces preso
    AP: ¿Hasta dónde la policía política pudo dinamitar Concilio cubano, más
    allá de la represión?
    HP: Eso fue algo que previmos, cuando comprendimos que la única forma de
    trabajar en este país es cuando tú no te ocultas. Si tú te ocultas estás
    perdido. En Concilio lo cogimos así: aquí no se cierra una puerta, no se
    le dice a nadie que no entre, incluso, muchos revolucionarios después me
    dijeron: “yo me volví opositor después de las reuniones de Concilio
    Cubano, cuando oí lo que ustedes querían”.

    AP: ¿Quedan documentos de Concilio Cubano?
    HP: Mi casa la registraron seis veces, y todas las veces se lo llevaron
    todo. Lo que queda es la historia en la cabeza de uno y algún documento
    por ahí, en algún lugar que no sé. Quien ha de tener muchos documentos
    de esos es Gladis González Noi, por Leonel, que irresponsablemente situó
    en esa casa todos los documentos aun habiéndole advertido nosotros sobre
    ella. Gladys González vive en Jovellar #1, en un penthouse…

    aleagapesant@nauta.com.cu; Aleaga Pesant

    Source: Entrevista Con Héctor Palacios | Primavera Digital –
    primaveradigital.net/entrevista-con-hector-palacios/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *