Carceles en Cuba
Calendario
February 2016
M T W T F S S
« Jan   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Los hechos demuestran que la política de Obama con Cuba es contraproducente

    Los hechos demuestran que la política de Obama con Cuba es contraproducente
    MAURICIO CLAVER-CARONE | Washington | 12 Feb 2016 – 10:25 am.

    El 17 de diciembre de 2014 el presidente Obama anunció una nueva
    política con respecto a Cuba. Dicha política extendió reconocimiento
    diplomático a la única dictadura que aún existía en el Hemisferio
    Occidental, relajó las restricciones de EEUU sobre el comercio y los
    viajes a Cuba, y conmutó la pena de cárcel a tres espías cubanos
    convictos, incluyendo a uno sancionado por planear el asesinato de tres
    americanos derribados por aviones MIG cubanos mientras volaban sobre el
    Estrecho de la Florida.

    Cuando Obama anunció su nueva política, describiéndola como “esto es el
    cambio”, pocos pensaron que el tal “cambio” acabaría en algo peor. Sin
    embargo, se ha demostrado con toda claridad que la política es
    contraproducente. Pongamos a un lado las teorías y los debates en torno
    a la política misma. En su lugar, miremos los hechos irrefutables
    ocurridos a partir del anuncio presidencial:

    – Se han intensificado las detenciones políticas. En 2015 hubo en Cuba
    más de 8.616 detenciones políticas documentadas. Tan solo en noviembre
    se documentaron más de 1.447, la mayor cantidad mensual ocurrida en
    décadas. Estas cifras se comparan con 2.074 detenciones habidas en 2010
    y 4.123 en 2011.

    – Actualmente está ocurriendo una nueva emigración de cubanos. EEUU se
    enfrenta hoy al mayor número de inmigrantes cubanos desde los balseros
    de 1994. La cifra de cubanos llegados a EEUU en 2015 ascendió a casi el
    doble de los admitidos en 2014. Unos 51.000 ingresaron a EEUU el año
    pasado; decenas de miles más están tratando desesperadamente de hacer el
    trayecto a través de Ecuador y otros países de Centro y Suramérica.
    Cuando Obama asumió la presidencia, la cifra anual no llegaba a 7.000.

    – Ha disminuido el número de cuentapropistas. Hoy el Gobierno cubano
    está licenciando a 10.000 cuentapropistas menos que en 2014. En
    contraste, los monopolios militares de Castro crecen a toda velocidad.
    La compañía de turismo Gaviota S.A., propiedad de las fuerzas armadas
    cubanas, anunció un crecimiento del 12% en 2015 y este año espera doblar
    su negocio de hotelería. Incluso se ha reducido el limitado espacio en
    que antes operaban los cuentapropistas, al aumentar el control de las
    fuerzas armadas sobre importantes sectores económicos de la Isla como
    los viajes, las ventas al detalle y las finanzas.

    – Cuba ha descendido en el ranking de conectividad a internet. En el
    Informe de la Sociedad de Información correspondiente al año 2015, la
    Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) —la fuente de datos y
    análisis más confiable del mundo sobre el acceso global a la información
    y la comunicación— ha rebajado la posición de Cuba del 119 al 129. En
    esto la Isla ocupa un lugar mucho peor que algunos de los supresores de
    internet más notorios del mundo, incluyendo Zimbabwe (127), Siria (117),
    Irán (91), China (82) y Venezuela (72).

    – Se han desplomado las ventas a Cuba de productos agrícolas
    norteamericanos. A pesar de que la Administración Obama ha relajado las
    sanciones, en 2015 la exportación de productos agrícolas de EEUU a Cuba
    ha disminuido en casi un 40%. Solo en agosto, el valor de las
    exportaciones agrícolas de EEUU cayó en un 84% a $2.25 millones, de los
    $14,3 millones alcanzados en 2014.

    – Ha habido diez veces más violaciones contra la libertad de religión.
    Según la ONG londinense Christian Solidarity Worldwide (CSW, Solidaridad
    Cristiana Mundial), el año pasado se declararon ilegales 2.000 iglesias,
    100 de las cuales fueron señaladas para demolición por el régimen
    castrista. En total, se documentaron 2.300 violaciones distintas contra
    la libertad de religión en 2015, comparadas con las 220 ocurridas en 2014.

    – Raúl Castro ha renegado de sus promesas de liberar presos políticos y
    permitir visitas de observadores internacionales. La mayoría de los 53
    presos políticos puestos en libertad en los meses antes y después del
    anuncio de Obama en diciembre de 2014 han sido vueltos a detener desde
    entonces muchas veces más. Cinco de ellos han sido sancionados de nuevo
    a largas condenas de cárcel. Mientras tanto, en su nuevo informe de
    2016, Human Rights Watch señaló que “Cuba sigue sin permitir que visiten
    la Isla ni el Comité Internacional de la Cruz Roja ni los observadores
    de la ONU, según estipula el acuerdo firmado con EEUU en diciembre de 2014″.

    – Se ha ido diluyendo la presión internacional política y económica
    sobre Cuba. No obstante la predicción de la Administración Obama, de que
    la nueva política norteamericana permitiría a otros países exigir a Cuba
    responsabilidad por su conducta represiva, viene ocurriendo lo
    contrario. Presidentes, cancilleres y otros dignatarios han caído en
    bandada para discutir oportunidades comerciales con los monopolios
    estatales castristas. Ninguno ha tenido el más mínimo gesto de
    solidaridad con la sociedad civil cubana. Los acreedores internacionales
    le han conmutado a la dictadura castrista decenas de millones en su
    deuda externa.

    – Quienes apoyan la política de Obama señalan el restablecimiento de
    relaciones diplomáticas, de por sí, como señal de éxito. Sin embargo, no
    se ha adelantado nada en cuestiones diplomáticas urgentes, como la
    extradición de uno de los diez terroristas más buscados del FBI, que
    sigue siendo huésped del régimen cubano; o la devolución de miles de
    millones en propiedades confiscadas por el régimen a ciudadanos
    norteamericanos. Al contrario, hemos sabido que, a lo largo de este
    proceso de negociaciones y “cambios” procurados por la Administración
    Obama, Cuba ha tenido en su poder un misil Hellfire de EEUU y se ha
    negado a devolverlo. Y lo que es peor, los expertos en defensa temen que
    pueda haber compartido información sobre la tecnología de este misil con
    naciones como Corea del Norte.

    Por desgracia, en su afán de “hablar por hablar”, la Administración
    Obama no está demostrando ser más que una distracción útil para este
    país y el mundo, con la que está permitiendo que el régimen castrista
    refuerce el yugo político y económico que oprime a Cuba, su pueblo y su
    futuro.

    Source: Los hechos demuestran que la política de Obama con Cuba es
    contraproducente | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1455120592_20127.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *