Carceles en Cuba
Calendario
February 2016
M T W T F S S
« Jan   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Las desdichas de Ochuncita

    Las desdichas de Ochuncita
    Se llama Moraima. Aunque, por su peculiar forma de vestir hay quien
    prefiere llamarla “Francisca Siete Sayas”
    lunes, febrero 8, 2016 | Ernesto Pérez Chang

    LA HABANA, Cuba.- Se llama Moraima pero todo el mundo le dice
    “Ochuncita”. Aunque, por su peculiar forma de vestir y “por el espíritu
    de una gitana que siempre me acompaña”, según afirma, hay quien prefiere
    llamarla “Francisca Siete Sayas”.

    Sentada en un banco, al amparo de la ceiba del Parque de la Fraternidad,
    en el centro de La Habana, hay mañanas en que podemos encontrar a esta
    cartomántica que, por los milagros que algunos le atribuyen, ya forma
    parte de la “mitología” habanera.

    “Tienes que dejarte ver por Ochuncita” o “hay que preguntarle a Moraima”
    son frases que uno pudiera escuchar en las calles de la ciudad cuando
    alguien hable de sus tragedias cotidianas, de sus aspiraciones
    personales, de los miedos, de las encrucijadas.

    “La gente viene a verme cuando se van [se refiere a las salidas ilegales
    por mar] para que yo calme las aguas. En octubre del año pasado estaba
    anunciado un fenómeno [mal tiempo] y nadie podía salir. Estaba andando
    el fenómeno cuando yo estaba dando Olokkun y lo que calmó el mar fue la
    carga que yo eché en el mar a las doce de la noche. Eso fue lo que calmó
    el mar y la gente pudo salir “, cuenta Moraima entre los tantos
    “milagros” que afirma realizar a diario.

    Mientras la entrevisto, muchos se acercan para saludarla y recibir sus
    bendiciones. Otros esperan en las cercanías para “registrarse”, a pesar
    de que en ese mismo parque otras adivinas ofrecen sus servicios a un
    dólar por consulta pero “todas esas son unas farsantes, unas
    estafadoras”, dice Moraima que además cuenta cómo, a veces, ha tenido
    que esconderse porque le llaman a la policía para que la echen del lugar:

    “Es que yo les hago competencia porque no cobro. […] Estoy obligada a
    hacer esto por mi muerto y no puedo cobrar. Yo llevo aquí años, pero han
    llegado gente que me han hecho la guerra. Hay una mujer que trabajaba en
    el otro parque y, cuando me vio trabajando en este, vino para acá para
    tratar de hacerme la competencia. Ahora vengo de Pascua a San Juan
    porque me llaman a la policía”.

    Ochuncita dice no soportar las injusticias, y como sabe en carne propia
    lo que es el desamparo, intercede por aquellos que lo necesitan sin
    medir las consecuencias: “Yo me le he encarado a los policías porque yo
    tengo un muerto muy poderoso. Aquí una vez detuvieron a un muchacho del
    campo, le dieron golpes, y el muchachito no estaba haciendo nada. El
    policía le comenzó a dar golpes y le dije al policía: tú le estás dando
    golpe a ese muchachito pero tú no sabes que ese niño es hijo legítimo de
    San Lázaro y ten cuidado de que no te maten aquí. Yo tengo un muerto de
    temer… y al poco tiempo lo matan aquí. […] El muchacho no estaba
    haciendo nada, simplemente se acostó un rato en un banco porque estaba
    cansado y no tenía dónde dormir. […] Aquí en este lugar [Parque de la
    Fraternidad] hay más de cuatro cosas malas que se hacen todo el tiempo y
    ellos entonces se meten con la cartomántica, con las personas que se
    acuestan a dormir”.

    Francisca Siete Sayas dice tener remedios para todos los males. Los
    bálsamos mágicos que prepara, denominados por ella como “perfumes
    chinos”, pueden “cambiarle la vida a la personas, enderezarles el
    camino”, según asegura esta pitonisa criolla que se confiesa destinada a
    ayudar a los demás pero condenada a padecer las peores desdichas.

    “A mí me han querido hacer muchísimo daño y yo sigo aquí. No me han dado
    nada. Cuando se derrumbó mi casa, me dieron un colchón nada más, y yo
    con una hija enferma de la cabeza. Todo el mundo viene a que yo les dé
    suerte pero nadie sabe lo que he pasado yo, tienen que saberlo. A mi
    hija, que tiene retraso mental severo, la tengo en estos momentos presa
    en Bandera Roja [una cárcel para mujeres] y no he podido ir a verla
    porque me quitaron la chequera”, dice Moraima que aparenta muchos más
    años que los cumplidos.

    “Tengo 42 años y he pasado mucho trabajo. Pero yo tengo muerto. Yo tengo
    a la Caridad del Cobre y ella me ha dado pruebas en ese pueblo de Regla
    donde todos me conocen. Ayudo mucho a la gente. Yo tengo una ahijada que
    se le dio Olokkun. Cuando ella vino ahora de México me preguntó cuánto
    me debía y le dije: Ponme lo que tú puedas, y quién te dice que
    recibiendo Olokkun, mi ahijada recibió 5000 dólares por la bolita
    [lotería]. Sin embargo, yo no tengo ni televisor, ni frío
    [refrigerador], solo un colchón. Me dieron un local pero hay que
    repararlo. El delegado de mi zona me ha ayudado pero él no puede hacer
    más. El local que me dio, la parte de adelante se está cayendo. Entonces
    yo tengo que vivir atrás, donde no me mojo. Y él me dijo, yo me retiro
    de delegado porque he visto que a las personas que necesitan de verdad
    no las ayudan. Y porque hay mucha corrupción”.

    Conversar con Ochuncita es agradable pero difícil porque no puede dejar
    de hacer predicciones. Habla de sus necesidades aunque solo porque le
    pregunto e insisto en que me cuente con detalles pero ella lo hace
    mientras lanza las cáscaras de coco o revuelve su mazo de cartas, las
    lee, me “registra” sin yo pedírselo y entonces tengo que reiterarle la
    pregunta sobre su vida, sobre su hija presa para que deje de hablar
    sobre mi futuro:

    “A veces tú ayudas, adviertes y no te hacen caso. Y los hijos siempre
    vuelven locos a uno. A mi hija la metieron presa sin motivo. Ella tuvo
    que ir a una escuela especial en Casablanca por su retraso pero ella es
    muy bonita. Es preciosa y esa ha sido su desgracia, y ella no ha hecho
    nada. La metieron presa porque se iba a caminar por ahí, para el Vedado,
    con las amigas, pero se encarnaron en ella. […] Tengo que sacarla de la
    cárcel. […] Cuando mi casa se cayó nos tuvimos que ir para la calle y mi
    hija dormía en la calle, no tenía dónde bañarse. Entonces comenzó a
    reunirse con las amistades en el Vedado. Nadie nunca ha preguntado cuál
    era la vida de ella, dónde dormía ni lo que hacía para comer. […] El
    techo de mi casa se cayó mientras estábamos durmiendo. A mi hija le
    cayeron pedazos en los pies. No me la mató de milagro. […] Entonces la
    meten presa y por eso me quitaron la chequera. He tenido que ir al
    Supremo como diez veces para nada. Los maestros de la escuela especial
    me dieron una carta donde reconocen que mi hija tiene retraso mental
    pero no he logrado nada y no me gusta pedir. Yo prefiero estar por las
    calles recogiendo con una cesta antes de dejarme humillar”.

    Moraima nos cuenta su odisea de viajar desde La Habana hasta Pinar del
    Río con solo diez centavos en la cartera: “No tenía dónde dormir, ni qué
    comer pero tenía el deseo de salir por ahí, de caminar, y no tener
    dinero no me lo iba a impedir. Llegué hasta Pinar del Río, con una
    canasta, recogiendo lo que podía, ayudando a la gente, y eso fue lo que
    me dio el techo que hoy tengo porque se me acercaron mucha gente, me
    hicieron fotos, me hicieron un documental, y hasta vino un periodista y
    me dijo: Hasta hoy usted va a dormir aquí. Le tengo que agradecer mucho
    a ese periodista que publicó lo que yo estaba pasando, entonces fue que
    me dieron el local. Por él yo tengo mi casa”.

    Al despedirme de Moraima, pienso que hará como todas esas personas que
    en las calles de La Habana y como parte del color local y de la
    picaresca insular, viven de la adivinación. Espero a que me haga un
    cuento sobre lo que pide el santo o el muerto por hablarme de mi futuro
    o por rociarme con ese “perfume chino” que fabrica con hierbas y palos
    del monte. Me preparo a sacar algún dinero del bolsillo esperando esas
    frases que los cubanos conocemos y que encierran algo de pillaje: “dame
    lo que tu entiendas”, o “sálvame con lo que tu creas”, sin embargo,
    Ochuncita me previene: “Yo no cobro. Me hace falta el dinero pero yo no
    puedo cobrar. Un don siempre viene acompañado de sus desdichas”.

    Source: Las desdichas de Ochuncita | Cubanet –
    www.cubanet.org/actualidad-destacados/las-desdichas-de-ochuncita/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *