Carceles en Cuba
Calendario
May 2015
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    En Cuba el maltrato se cobra en dólares

    En Cuba el maltrato se cobra en dólares
    Estoy ahorrando, para ver si me apuro y encuentro una oferta de al menos
    un día y una noche en uno de esos hoteles, para poder atestiguar de qué
    color estaban pintados antes de transformarse en una especie de base de
    campismo
    martes, mayo 19, 2015 | Iris Lourdes Gómez García

    LA HABANA, Cuba. -Cuando en los años 90 yo estaba estudiando en la
    Universidad, llegó el día en que para asistir a clases en medio de la
    crudeza del llamado “Período Especial”, toda la ropa con que contaba
    eran un pantalón vaquero (jean), cuatro pulóveres y un par de tennis con
    huecos. No recuerdo si para entonces ya mi papá había logrado vender
    algunas esculturas en dólares, porque aún estaba prohibida la tenencia
    de divisas, la que era penada con años de cárcel.

    Pero sí existían tiendas equipadas para los extranjeros que residían en
    Cuba, de las cuales también se beneficiaban quienes negociaban con
    ellos. El caso es que mi mamá consiguió una pequeña suma de moneda
    fuerte; tenía además un compañero de trabajo uruguayo que nos hizo el
    favor de entrarnos en la tienda para extranjeros ubicada en el barrio
    habanero del Vedado, en la esquina de 11 y 4.

    Acostumbrada como yo estaba al calor, la oscuridad, la suciedad, la
    pobre y anticuada oferta y los malos tratos de los grandes comercios
    destinados a los cubanos —como Fin de Siglo o Roseland—, aquella
    tiendecita me pareció de otro mundo. Estaba bien pintada, tenía aire
    acondicionado y olor a ambientador extranjero y a jabones de
    importación. Las dependientas, uniformadas, elegantes, con zapatos de
    tacones, pintadas y muy bien peinadas, preguntaban a los clientes en qué
    los podían ayudar. En nuestro caso, nos presentaron varios pares de
    zapatos de diferentes tallas con una sonrisa de felicidad por poder
    atendernos.

    Poco después se despenalizó la tenencia de divisas, y todo el que
    tuviera dólares podía entrar a esos sitios, siempre que en la puerta
    mostrara que tenía dinero con qué comprar. Apenas un año más tarde volví
    al mismo lugar. Había muchos más clientes, y los cambios eran visibles:
    el piso del establecimiento estaba roto, el aire acondicionado también,
    las mismas tenderas, sudadas, despeinadas, trataban a los clientes igual
    que lo hacían las de Fin de Siglo o Roseland. Comenzaba para ellas una
    nueva era que dura hasta hoy, pues todavía en verano los aires
    acondicionados —si los hay— se apagan algunas horas del día o, en
    ocasiones, durante la jornada completa.

    Por otro lado, están los hoteles “todo incluido” de Varadero. Desde hace
    pocos años, ya los nacionales tenemos la oportunidad de hospedarnos
    hasta en los de cinco estrellas. Al principio todo era color de rosa,
    pero, según he oído, los cubanos hemos hecho desastres (me incluyo como
    hija de esta Isla, aunque no he hecho ningún desastre, porque no he ido
    a ninguna parte). Por ejemplo: pedir que pongan en la mesa una pierna de
    jamón entera y después no poder comérsela, obligando al hotel a botar
    gran parte de la comida o tener después que dedicar un trabajador a
    lasquear el jamón. Lo mismo con el helado, pues nuestros coterráneos
    tienen una tendencia a la glotonería con este postre.

    Una vez escuché que en una piscina se defecaron, y que varios clientes
    cubanos se llevaron unas toallas. Eso debe traer cambios de
    comportamiento en la gerencia y trabajadores de esos centros, donde es
    posible que dentro de un tiempo el trato y las condiciones materiales se
    vayan deteriorando, al menos durante la llamada temporada baja, que en
    realidad para nosotros es la alta, con el calor de 37 grados Celcius que
    hemos tenido últimamente en La Habana.

    Yo, por mi lado, estoy ahorrando, para ver si me apuro y encuentro una
    oferta de al menos un día y una noche en uno de esos hoteles, para poder
    atestiguar de qué color estaban pintados antes de transformarse en una
    especie de base de campismo…

    Source: En Cuba el maltrato se cobra en dólares | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/actualidad-destacados/en-cuba-el-maltrato-se-cobra-en-dolares/

    Tags: , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *