Carceles en Cuba
Calendario
April 2015
M T W T F S S
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Cuba la Isla que flota

    Cuba la Isla que flota
    La oposición cubana está dividida, pero hay que destacar que lo hace
    todo por instinto, jamás ha presenciado un ambiente democrático y mucho
    menos lo han vivido
    martes, abril 14, 2015 | Yusnaby Pérez y Jorge Ros

    MIAMI, Florida -Por varios días Yusnaby Pérez y Jorge Ros discutieron el
    presente y el futuro que se vislumbra para nuestra Cuba. Comenzamos hace
    unos días en el Restaurante Versailles y terminamos recientemente por
    teléfono. Esto es el resultado de una mezcla de discusión y análisis
    sobre como se ve el futuro y los cambios que le esperan a Cuba, a partir
    de las condiciones en que se encuentra el día de hoy.

    ¿Conviene la nueva política? Lo primero que nos preguntamos fue si a
    nuestro juicio la decisión del presidente Barack Obama de romper con el
    estancamiento que había y restablecer relaciones diplomáticas con el
    gobierno de Cuba, aunque el presidente siguiera siendo Raúl
    Castro, había sido o no correcta. Concluimos que llevábamos años en un
    punto donde no pasaba nada.

    Siempre era lo mismo, lo mismo y más de lo mismo. Pero la medida del
    gobierno norteamericano sacudió ese estado de inamovilidad en que nos
    encontrábamos y cambió totalmente las reglas del juego. Hasta antes, la
    culpa de todo lo que pasaba en Cuba, tanto para los cubanos de Cuba como
    para buena parte de la opinión pública mundial, era de los norteamericanos.

    Súbitamente, la decisión de Obama cambió todo y la pelota quedó del lado
    del gobierno de Cuba. Ya no les podían echar la culpa de todo a los
    norteamericanos. Por eso coincidimos en que la medida, que sabemos que a
    algunos cubanos no les gustará, no solo no hace mal sino que la vemos
    buena y conveniente. Ambos coincidimos que en general fue un acierto que
    en el corto y mediano plazos traerá beneficios para el pueblo cubano,
    aunque de m omento no le vemos ningún impacto en la situación de los

    Derechos Humanos

    De hecho, nos encontramos con que la mayoría de los cubanos con los que
    hemos hablado, sea en Miami o sea en Cuba, piensan igual, e incluso hay
    algunos que han participado en eventos de protesta organizados por
    diversas organizaciones del exilio histórico integradas mayormente por
    activistas políticos tradicionales, aunque en privado nos comentaban que
    la medida trae beneficios pero que no se atrevían a exponerlo en
    público. Y añadían que por regla general esos activistas
    políticos tradicionales se oponían al deshielo de las relaciones sin
    proponer ninguna otra acción y solo ofrecían más de lo mismo.

    Lo que no debe quedar duda es que la medida es irreversible. Pase lo que
    pase en Panamá, Estados Unidos restablecerá relaciones diplomáticas con
    Cuba, y todos los cubanos tenemos que aceptar y adaptarnos a esa nueva
    realidad.

    Yusnaby opina que en general, en Cuba existe mucha apatía por parte de
    la gente y que la mayoría de las personas que no salieron del país, se
    han ido acostumbrando a desconectarse y alejarse de la política a pesar
    de que en Cuba casi todo está politizado.

    Alejadas de la política, las personas saben que no van a tener ningún
    problema salvo la escasez crónica de algunos productos y servicios y
    si se les pregunta si están de acuerdo o no con algo relativo a la
    revolución o al gobierno, nunca te dan una respuesta directa, y
    responden con evasivas.

    El gobierno tolera y hasta se puede decir que permite que las personas
    manifiesten su inconformidad con problemas específicos como podrían ser
    la tardanza de un trámite, el mal servicio proporcionado por alguna
    empresa, la escasez de algún producto, las colas, o los problemas a que
    se enfrentan los ciudadanos día a día para resolver, pero la
    regla general es la inercia, pues saben que quejarse no servirá para
    generar ninguna reacción orientada a resolver el problema. Eso sí, saben
    que hay una raya que no se puede cruzar que consiste en señalar como
    culpable de algo a la Revolución o a los hermanos Castro.

    Eso sí no se tolera y solo lo comentaría un disidente o un opositor
    porque saben que esa opinión si generará una reacción fuerte por parte
    del gobierno que los puede llevar a la cárcel. Esto solo significa que
    la represión se ha vuelto sutil. ¿Quién paga las cosas? Comentamos que
    en Cuba no existe una educación tal que permita a la gente entender las
    raíces de los problemas, y así, nos encontramos con profesionales de
    todo tipo que dicen que gracias a la Revolución tienen servicio médico
    gratis o que sus hijos pueden ir gratis a la Universidad. Nadie entiende
    que los servicios médicos y la educación cuestan y que hace falta dinero
    para pagarla. Hay que pagar los sueldos de los profesores, de
    los médicos, enfermeras, etc. Aparte hay que construir edificios y
    comprar y mantener equipos de laboratorio, etc. Todo eso cuesta dinero,
    y si preguntas ¿Quién paga eso? La respuesta es unánime: El Gobierno.

    Pero la mayoría de la gente, tanto aquí como allá, no se da cuenta de
    que el gobierno no tiene dinero propio. El gobierno colecta dinero de
    los ciudadanos a través del cobro de impuestos y derechos, y en el caso
    de Cuba y de una manera muy disfrazada, por el invisible impuesto
    descomunal al ingreso, que el gobierno aplica al pagar a
    los trabajadores esos sueldos tan bajos. La función del gobierno debe
    ser administrar los bienes y servicios comunes como parques, calles,
    acueductos, drenajes, etc. El gobierno es el administrador de todas esas
    propiedades comunes, esas que son propiedad de todos los ciudadanos, y
    el dinero que reúne no es de él sino que nos pertenece a todos y
    cada uno de los cubanos.

    Como el gobierno paga utilizando nuestro propio dinero, nosotros somos
    los que estamos pagando el costo de los servicios médicos y de la
    educación y de todas las cosas que el gobierno decida “regalar” o dar
    “gratis” Pero la gente no lo entiende. No se da cuenta de que no son
    gratis y que no las paga Raúl Castro de su bolsillo. El que la gente no
    entienda esto, es un problema de educación. Se les ha estado diciendo
    tanto tiempo que son gratis que acaban por creerlo, y como a la vez se
    reprime totalitariamente su capacidad de razonar y pensar, una lógica
    tan simple como esa, se les hace imposible de entender.

    Buscar aceptación Y en medio de todo, en Cuba hay personas que todavía
    apoyan a la revolución, al gobierno revolucionario. Aunque en Cuba es
    imposible realizar encuestas, hay estimados que calculan que entre un 30
    a un 35% de la población apoya al gobierno. Y rápidamente Yusnaby
    aclara: En Cuba, la gente que apoya al gobierno, no es comunista.

    Muchos ni siquiera entienden lo que es el comunismo. La gente no es
    comunista, ni Marxista, ni revolucionaria. La gente es fidelista. Siguen
    a Fidel, al carismático, a la figura histórica y no a un sistema y
    cualquiera que llegue al poder tendrá problemas para lograr aceptación.
    Por eso y a pesar del peso que el apellido Castro tiene, a Raúl Castro
    le ha costado muchísimo trabajo lograr aceptación, y como cualquier
    político, buscó hacer cosas y tomar medidas que le ganaran esa
    aceptación que necesitaba.

    Por eso buscó hacer algunos cambios y tomar ciertas acciones que le
    sirvieran para ganar esa aceptación. En ese sentido fue que tomó las
    decisiones de permitir aumentar las actividades por cuenta propia que
    los cubanos podían ejercer, eliminó casi por completo las marchas y
    manifestaciones a las que se obligaba a asistir a los cubanos con mucha
    frecuencia, permitió que los cubanos pudieran entrar a los lugares que
    antes estaban reservados solo para los extranjeros (si tenían como
    pagar) y despenalizó nuevamente la tenencia de dólares. También eliminó
    el permiso de salida y algunas cosas más. Y todo lo hizo para tratar de
    ganar aceptación como Presidente de Cuba.

    Pero aun así nunca ha logrado acreditarse plenamente ya que la gente
    sigue siendo fidelista, y cuando Fidel muera, si es que muere primero
    que Raúl, su aceptación bajará todavía más. Aparte, Raúl Castro está
    desempeñando un trabajo que no quiere hacer. Él ya quiere irse y por eso
    ha reiterado que en el 2018 se retirará y entregará el mando a un
    sucesor y designó como tal a Miguel Díaz Canel. Nótese que en teoría la
    Asamblea del poder popular es la que vota y elige al presidente, pero en
    el caso de Raúl Castro, la asamblea votó por él porque lo había elegido
    Fidel. Así, en 2018 votaran por Miguel Díaz Canel, porque Raúl Castro lo
    eligió como su heredero. El apellido Castro pesa mucho, y Díaz Canel
    probablemente será electo sin que nadie sepa gran cosa de él. Es un
    hombre de imagen gris, que nunca ha destacado por nada y probablemente
    por eso se mantiene como heredero designado, porque en Cuba a nadie se
    le permite destacar o sobresalir salvo al número uno, que en el momento
    actual es Raúl Castro.

    En la asamblea del Poder Popular, a pesar de que casi todas las
    decisiones se toman por unanimidad, el elemento unificador es el
    apellido Castro. Si algún día la Asamblea se tuviera que reunir y Raúl y
    Fidel Castro ya no estuvieran, la división sería grande y evidente y
    difícilmente alguien lograría fácilmente un apoyo mayoritario. En el caso de

    Miguel Díaz Canel, cuando sea designado presidente heredando a Raúl como
    Maduro heredó a Chávez, tendrá que hacer algo para ganar aceptación. Lo
    que haga, dependerá mucho de cómo piense, pero en cuba no se sabe cómo
    piensa nadie, porque nadie puede decir lo que piensa. También dependerá
    mucho de la conformación de la Asamblea, que ha sido dominada por
    figuras septuagenarias y octogenarias pero estas ya van de salida. Unas
    porque han sido forzadas a renunciar, otras porque sus condiciones de
    salud no les permiten desempeñar sus funciones, y otras, que cada día
    son más, porque han ido muriendo. Sin duda, la biología jugará un factor
    clave en la conformación de la Asamblea con la que Díaz Canel tendrá que
    lidiar.

    Es de suponerse, que será una Asamblea integrada en su mayoría por
    jóvenes, entendiendo por esto a personas nacidas después de 1959. Pero
    sin duda, a Díaz Canel se le ha venido cuidando, y por eso siempre
    está desarrollando actividades menores, viajando al extranjero, y
    desarrollando encargos de Raúl Castro, pero manteniendo un perfil bajo.
    Y cuando hay que presentar algo y dar la cara, lo hace Marino Murillo y
    la figura de Díaz Canel se mantiene en un segundo plano. Sin embargo su
    estatus se le reconoce porque en las reuniones, siempre se sienta al
    lado de Raúl Castro.

    Pero en Cuba nadie sabe cómo piensa nadie y no se puede descartar que en
    la presencia de una asamblea desunida y caótica, se pudiera presentar un
    golpe militar dirigido por un militar que tampoco sabemos cómo piensa
    por las mismas razones ya expuestas. Y todo esto ante un pueblo
    fundamentalmente apático, que le daría igual que pasara una cosa u otra.

    Oposición intuitiva

    Desde luego, en Cuba hay oposición y disidencia, pero está muy dividida.
    Cada una tiene su líder pero no existe un nombre que tenga la capacidad
    de integrarlos a todos en un frente común que pueda intentar forzar un
    cambio. Se Quiere dar una inexistente imagen de unidad. Por ejemplo,
    recientemente se realizó una reunión y se tomaron varias fotografías,
    pero esas solo fueron las fotografías de la fachada de un edificio
    en donde todos los inquilinos discrepan y aunque discrepar es esencia de
    la democracia, primero tenemos que lograr esa democracia. Discrepar
    antes de que se logre, añade un elemento más que impide que la
    disidencia tome fuerza.

    Hay muchas organizaciones, pero la mayoría son pequeñas, y dentro de
    ellas hay todo tipo de personas, incluso algunos líderes de los que se
    puede cuestionar su real convicción democrática, pero no nos cabe duda
    de que por lo menos en un par de ellas existen personas con la capacidad
    y la preparación para dirigir la difícil tarea de hacer de Cuba un país
    sustentable, eliminando las disposiciones que no funcionan y creando las
    condiciones necesarias para que sea el país libre y democrático que
    queremos. No es una tarea fácil, pero si la afrontamos unidos, no será
    imposible.

    Yusnaby hace hincapié en que el pueblo cubano está urgido de información
    e intentar una transición política con un pueblo desinformado puede ser
    el escenario perfecto para una nueva dictadura. Por eso insistimos tanto
    en la importancia de que lo prioritario debe ser informar y educar al
    pueblo cubano sobre sus derechos, garantías ciudadanas, información,
    acceso a los medios libres de comunicación, y todas esas cosas
    que nosotros fuera de Cuba damos por sentadas. Un pueblo desinformado es
    un pueblo susceptible a caer nuevamente en manos de un dictador.

    Y como mencionamos, es un hecho que la oposición cubana está dividida,
    pero hay que hacer notar que es una oposición que lo hace todo por
    instinto, jamás han presenciado un ambiente democrático y mucho menos lo
    han vivido. Esa es otra razón más para que se priorice el acceso a la
    información en Cuba, para que estos valientes grupos de oposición vayan
    puliendo su discurso político y para que el pueblo cubano los
    vaya conociendo. Así se construye una democracia donde el pueblo puede
    elegir en base a decisiones razonadas.

    Solo así construiremos un futuro democrático para Cuba. El tiempo dirá
    si fuimos capaces.

    Source: Cuba la Isla que flota | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/colaboradores/cuba-la-isla-que-flota/

    Tags: , , , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *