Carceles en Cuba
Calendario
June 2013
M T W T F S S
« May   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Huellas imborrables

    Huellas imborrables
    Jueves, 13 de Junio de 2013 14:23
    Escrito por Yasmin Conyedo Riverón

    Cuba actualidad, Santa Clara, Villa Clara, (PD) Aquella imagen
    escalofriante dejaba estupefacto a todo el que entraba a la Prisión
    Alambradas de Manacas, en el año 1992, cuando el hambre hacía estragos
    entre la población penal.

    Varias veces al mes un laboratorio móvil hacía presencia en horas
    tempranas de la mañana. Transportaba a un grupo de especialistas para la
    extracción de sangre. La fila interminable de reclusos aglutinaba,
    jóvenes, adultos y ancianos, todos dispuestos a donar mil gramos de
    sangre a cambio de dos panecillos con jamón y queso y un refresco
    embotellado. Constituía un verdadero manjar.

    El aspecto físico de muchos de aquellos presos era realmente
    desgarrador. En muchos casos, la enfermera encargada del examen primario
    de salud, se veía obligada a prescindir de los reos, aún bajo la
    protesta de estos, quienes no querían perder la oportunidad de
    alimentarse por un día.

    Mientras esto sucedía, varios oficiales de la dirección del penal, entre
    risas y gestos desagradables, se burlaban de lo acontecido.

    A los reclusos que por alguna razón eran enviados a celdas de castigo,
    se les suspendía una de las dos míseras raciones que les correspondía.
    Le suministraban solo una ración a las tres de la tarde.

    Uno de los casos que impresionó a los prisioneros fue el del joven
    llamado Manuel Pérez Font, quien al salir del castigo, mientras
    permanecía de pie para el recuento físico, cayó desplomado al suelo.
    Murió víctima de un infarto provocado por la desnutrición.
    .
    Por otro lado, existía un cuarto tenebroso, con una dimensión de cuatro
    por cuatro metros, el cual fue habilitado para la práctica de torturas
    físicas. En sus paredes colgaban varios instrumentos a tal fin,
    conformados por un palo de granadillo, un cable eléctrico torcido con
    una tuerca en su punta y un machete.

    Al prisionero que por alguna razón era llevado a dicho local, los
    guardias le daban a escoger el instrumento de tortura. Siempre eran
    esposados con las manos detrás. Muchos terminaban orinados y defecados
    en los pantalones, con heridas sangrantes. Eran trasladados a la
    enfermería del penal en un vagón de la construcción. Un enfermo mental a
    quien apodaban "El Enano de Camajuaní", fue por varios años el
    camillero. Mientras empujaba el vagón, los guardias lo obligaban gritar
    como una sirena de ambulancia.

    Las visitas familiares eran para unos cada cuatro meses y para otros
    cada seis. A los apaleados, si no le habían cicatrizado las heridas
    cuando le correspondía la visita, les informaban a sus familiares que le
    había sido suspendida por indisciplina.

    Sucesos como estos de brutalidad carcelaria ocurrían a diario. Son
    huellas imborrables para todo aquel que sufrió en carne propia el terror
    de las Alambradas de Manacas.

    Para Cuba actualidad: primaveradigital2011@gmail.com

    http://primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/7737-huellas-imborrables.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *