Carceles en Cuba
Calendario
December 2006
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Los Principios no Se Nogocian

    Los Principios no Se Nogocian
    2006-12-12
    Alfredo M. Cepero

    Miami, Diciembre de 2006. Las perspectivas de la desaparición inminente
    del engendro diabólico de Birán, han dado paso a planteamientos
    apresurados e irracionales que supuestamente podrían adelantar el
    proceso de transición a la democracia y al estado derecho en Cuba.

    Hemos contemplado con una mezcla de incredulidad y preocupación la
    petición de grupos opositores internos -los mismos que siempre han
    mantenido una línea vertical frente a la tiranía- para que Washington
    elimine las restricciones a los envíos de dinero y los viajes a la Isla.

    Sin perder un minuto, los activistas externos de linea blanda, rodillas
    flojas y bolsillos abultados —los mismos que siempre han estado
    dispuestos a negociar principios a cambio de diálogos estériles— se
    presentaron ante los medios de prensa a repetir su desgastada monserga.
    Lo irónico en esta oportunidad es que una oposición interna que ha
    ganado credibilidad a base de grandes riesgos y prolongados esfuerzos
    diera el pié para la décima a esta avanzada del cansancio, del
    oportunismo o de ambos. Porque hay que sufrir de una de estas dos
    dolencias para sostener un diálogo con una pandilla de sordos y
    fascinerosos que en casi medio siglo de tiranía jamás ha cedido un
    adarme de su poder omnímodo.

    Contemplemos, sin embargo, la posibilidad remota y descabellada de que
    el decrépito y alcoholizado tirano sustituto estuviera en disposición de
    negociar. No nos quepa dudas de que, en tal caso, impondría condiciones
    de privilegio y demandaría sinecuras para él, su familia y su caterva de
    asesinos, torturadores y carceleros. Para acceder a estas exigencias el
    nuevo gobierno tendría que tirar por la borda los principios por los
    cuales han sufrido martirologio, cárcel, persecusión y exilio más del
    veinte por ciento de la población cubana en el momento del asalto al
    poder por los comunistas.

    Se revolverían en sus tumbas Porfirio Remberto Ramírez, Rogelio González
    Corso, Plinio Prieto, Manuel Artime, Jorge Más Canosa y las decenas de
    miles de cubanos que han ofrendado sus vidas ante los paredones de
    fusilamiento, en los campos de batalla y en la infausta lucha del exilio
    en aras de la libertad de la patria. Se aferrarían con frustración y
    rabia a las rejas de su celdas Victor Rolando Arroyo, Jorge Luís García
    Pérez, Francisco Chaviano, Oscar Elías Biscet y los centenares de presos
    de conciencia que sufren brutal cautiverio por ejercer el sagrado
    derecho de disentir y pedir un régimen de libertad y democracia para
    Cuba. Y qué decir de las decenas de miles de desesperados que
    prefirieron la muerte en el Estrecho de la Florida antes que la
    indignidad de la esclavitud, sin olvidar desde luego a los ángeles
    mártires del Remolcador 13 de Marzo.

    Cualquier negociación con los verdugos de nuestro pueblo sería
    equivalente a una traición a la patria. Implicaría sacrificar los
    principios de democracia representativa, libertad individual, justicia
    social y soberanía nacional por los cuales se ha derramado tanta sangre
    y causado tal división y devastación en el seno de la familia cubana. Y
    cuando digo verdugos no me limito al binomio satánico. Incluyo desde
    luego a los miembros del Partido Comunista, del Consejo de Estado, del
    Consejo de Ministros, del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y de la
    mal llamada Asamblea del Poder Popular.

    Lo más saludable para esa gentuza sería abandonar sin demoras el
    territorio nacional e irse a costas lo más lejanas posible a disfrutar
    de su saqueo al tesoro público; al menos hasta que el nuevo gobierno
    comience sus gestiones de recuperación de esos fondos. Pero el poder
    ciega y los seres humanos tenemos una gran capacidad para el
    auto-engaño. De ahí que es muy posible que se aferren al poder hasta el
    último momento. Y el pueblo cubano, que en tiempos recientes ha dado
    muestras de desesperación y cansancio, podría ser el detonador que haga
    estallar la bomba de la desintegración de su supuesto aparato
    monolítico. Por eso albergo la esperanza de que podamos llevar a muchos
    ante los tribunales de justicia, que es mucho más de lo que ellos han
    concedido a sus opositores pacíficos.

    En conclusión, nada de divisas que puedan prolongar la vida de la
    agonizante tiranía, ya sea a través de remesas o de viajes. El pueblo de
    Cuba no necesita un alivio transitorio sino una solución permanente. Los
    cimientos de una nación no pueden ser construídos sobre la tembladera de
    un pacto con la iniquidad y un salvo de conducta a la barbarie; sino
    sobre la roca de una justicia igualitaria y sin excepciones para todos
    los ciudadanos de la república. La misma justicia que habrá de
    inocularnos contra la plaga de futuras tiranías. La misma justicia que,
    como la libertad, la democracia y la soberanía, no se negocia.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=8107

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *