Carceles en Cuba
Calendario
December 2006
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    La represion es tan alarmante que ya despunta en una oleada represiva

    DISIDENCIA
    “La represión es tan alarmante que ya despunta en una oleada represiva”

    Entrevista al abogado invidente Juan Carlos González Leiva

    Tania Maceda Guerra

    CIEGO DE AVILA, Cuba – 17 de diciembre (www.cubanet.org) – Juan Carlos
    González Leiva, ex preso político y de conciencia, presidente de la
    Fundación Cubana de Derechos Humanos, ofreció declaraciones sobre el
    recrudecimiento de la represión en Cuba a partir del 31 de julio, fecha
    en que se produce el traspaso de poder de forma temporal, según los
    voceros del régimen, a Raúl Castro Ruz.

    P: Le he escuchado decir que la represión ha aumentado en Cuba a partir
    del 31 de julio. ¿Por qué?

    R: Ciertamente, la represión se ha recrudecido a partir de la sucesión
    de poder realizada por Fidel Castro a favor de su hermano Raúl el 31 de
    julio pasado. Muchas personas y gobiernos esperaban y aún esperan
    aperturas del hermano de Fidel pero yo nunca esperé nada de esto y por
    el contrario, temo que ocurra en nuestro país lo mismo que sucedió
    cuando murió el sabio rey de Israel Salomón y le siguió en el trono su
    hijo Roboán.

    Hay hechos concretos que apuntan hacia una política contraproducente y
    perjudicial para todos y aun para la propia cúpula de poder. Los escasos
    resquicios económicos de supervivencia tolerados por Fidel Castro están
    siendo segados por su hermano.

    Por ejemplo, en el mes de septiembre se dio la contraorden de la venta
    forzosa al gobierno del ganado vacuno de los pequeños campesinos. A
    principio del llamado Periodo Especial el gobierno cubano autorizó la
    entrega de tierras y la compra de ganado vacuno a estos campesinos. La
    mayoría de ellos, desnudos y descalzos, se mudaron hacia terrenos
    inhóspitos, baldíos y cubiertos de marabú. Allí, carentes de recursos
    económicos y medios de trabajos, levantaron su pequeña hacienda,
    logrando acumular hasta 40 y 50 cabezas de ganado. El retroceso incluye
    en muchos casos también las tierras. Esto implica que los campesinos
    regresarán a las ciudades y poblados a morirse de hambre y que dejarán
    de alimentar a los vecindarios con la venta de sus quesos, leche,
    carneros, cerdos y vianda.

    Otro absurdo incrementado es la persecución feroz contra los
    “bicitaxistas” (personas que efectúan pasajes en bicicletas adaptadas
    para este fin), lo mismo ocurre con los viejos y discapacitados
    vendedores de limones, frutas y bisuterías que son multados, apaleados y
    arrestados en la vía pública por la policía nacional.

    La disidencia es un largo capítulo que no requiere una exhaustiva
    explicación. En los días inmediatos al anuncio de la enfermedad de Fidel
    Castro hubo reuniones en todas las cuadras de los Comités de Defensa de
    la Revolución y los líderes principales dijeron a la población que le
    romperían la cabeza a cualquiera que abriera la boca para criticar al
    gobierno. Tan sólo en los meses de octubre y noviembre, 14 disidentes
    han sido condenados a privación de libertad por los tribunales penales
    de la provincia de Camagüey. Entre ellos 4 bibliotecarios independientes
    y varias decenas de viviendas fueron allanadas, revolcadas y las
    bibliotecas totalmente destruidas. Todavía el arma fundamental del
    terror gubernamental es el acto de repudio: a veces son fiestas de odio
    y desprecio en la vía pública, pero cuando no logran causar el efecto
    deseado, entonces se acude con furia a la violencia. El 10 de octubre
    pasado Orestes Suárez y su esposa Nancy fueron apaleados salvajemente
    por varios atletas con técnicas marciales. A Nancy la arrastraron por
    los pelos en un pedregal y luego le quemaron los senos con ceniza
    caliente de cigarro. Es imposible citar aquí la lista de casos
    similares, basta recordar las palizas dadas recientemente a la disidente
    embarazada María Antonia, del Movimiento Femenino Marta Abreu, y al
    periodista independiente Oscar Sánchez Madan.

    P: ¿Puede mencionar otros hechos concretos?

    R: Claro que sí, hace 3 ó 4 años el gobierno por primera vez puso
    teléfonos en las prisiones permitiendo a los reclusos comunicarse hacia
    el exterior de los centros penitenciarios. En ese entonces existía
    solamente una limitación que tenía que ver con la cantidad de tiempo que
    podían consumir. Sin embargo, en la actualidad numerosos presos
    políticos y de conciencia están confrontando el acoso y la prohibición
    de hablar por teléfono y les han dicho tajantemente que “el teléfono es
    para comunicarse con su familia, dígase su mamá o su esposa’. A Juan
    Carlos Herrera Acosta, en la prisión de máximo rigor Kilo 8, le dieron
    una pateadura porque insistió en que el teléfono es algo a lo que tienen
    derechos los presos. En la misma situación se encuentran, entre otros,
    los presos de conciencia José Daniel Ferrer García, Jorge Luis García
    Pérez, “Antúnez” y Normando Hernández González.

    Un hecho resucitado en los últimos meses es la agresión física a los
    presos políticos y las torturas por reclusos comunes que reciben
    mandatos y prebendas de la Seguridad del Estado.

    La prensa independiente no puede estar más acosada.

    Dos hechos dicen bastante de los cuales soy testigo presencial: el
    profesor Reinaldo Cosano Alen, de 63 años, ha sido obligado mediante
    sentencia judicial a trabajo correccional sin internamiento bajo
    amenazas de cárcel por ejercer el periodismo independiente. El lunes 4
    de diciembre fue encarcelado el periodista independiente Ahmed Rodríguez
    Albacia, quien fue trasladado para los calabozos de 100 y Aldabó. Su
    vivienda fue registrada, los militares se llevaron su computadora, un
    fax, dos radios, una cámara de video, así como otros medios y
    documentos. Permaneció 9 días bajo interrogatorios hasta de 6 horas.

    Otro periodista fue sancionado a 4 años de privación de libertad tan
    sólo 24 horas después. Se trata de Raimundo Perdigón Brito, quien fue
    acusado por la Seguridad de Estado por peligrosidad social predelictiva
    y ese mismo día Maura Iset González Jurquet fue puesta en libertad
    después de 3 días de arresto y, según los militares, no puede salir de
    la localidad, pues se encuentra bajo investigación policial.

    Como la represión es tan alarmante que ya despunta en una oleada
    represiva, para acallar la inquietud internacional el gobierno libera a
    algunos de los prisioneros políticos o de conciencia.

    P: Muchas gracias por sus declaraciones.

    http://www.cubanet.org/CNews/y06/dec06/20a9.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *