Carceles en Cuba
Calendario
October 2005
M T W T F S S
    Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    La Odisea de Julio Urquiza

    La Odisea de Julio Urquiza

    2005-10-21

    Aunque se piense lo contrario, Suecia continúa siendo un país atractivo
    para quienes deseen y logren escapar de la nada cotidiana en que el
    totalitarismo castrista ha sumido a nuestra nación (o mejor dicho, gran
    parte de ella). El arribo a este país escandinavo, en calidad de
    demandante de asilo político, del compatriota Julio Urquiza -no antes
    sin tribulaciones por tierras adyacentes- es muestra elocuente de lo
    anterior.

    De su enrevesado destino pudimos conocer merced a un recorte de
    periódico que el veterano coterráneo Enrique de Armas, asentado en la
    zona casi polar de esta península, nos hiciera llegar ha pocos días.
    Escrito por el periodista Folke Möller y publicado en el matutino
    norteño Norra Västerbotten el pasado viernes 14 de octubre, el artículo
    de marra portaba el ampuloso título “Traidor a la patria a los ojos del
    régimen castrista. Día decisivo para Julio.”

    Arrancaba el escrito anunciando que ese mismo día Urquiza debería
    presentarse en los órganos migratorios de Suecia; acto de presencia que
    representaba gran riesgo personal para el solicitante de asilo, pues
    bien podría ser deportado para Cuba donde a su vez le pudiera esperar
    condena de entre 3 y 20 años de prisión por “traición a la patria”.

    Presentado como una persona de 29 abriles, ingeniero civil de profesión
    y proveniente de La Habana, el reportero Möller destaca que el Sr.
    Urquiza tiene “un antecedente muy poco común entre los demandantes de
    asilo en Suecia.” Al llegar a Estocolmo, el 15 de agosto último, el
    ciudadano cubano solicitó inmediatamente asilo, siendo trasladado ipso
    facto a la ciudad de Gävle, y más tarde a un apartamento de solicitantes
    de asilo, en la ciudad de Jörn, en el norte de Suecia.

    Más lo que hace interesante los antecedentes del Sr. Urquiza, no son los
    recién descritos desplazamientos geográficos. Más bien lo que ahora
    sigue: “Julio arribó a Estocolmo después de un tiempo en Noruega, a
    donde logró llegar a través de un estipendio de NORAD, que es el
    equivalente noruego al ASDI [Asociación Sueca para el Desarrollo
    Internacional]”, cuenta el periodista Möller. “Cuando estuvo claro que
    yo recibiría el estipendio y viajaría a Noruega, lo vi como una
    posibilidad de escapar del régimen opresor castrista”, declaró Urquiza
    al Norra Västerbotten.

    Tras relatar diferentes maneras en que su persona y su entorno más
    cercano fueran reprimidos en Cuba, el ingeniero civil afirmó que la
    vigilancia sobre su persona continuó en Noruega a través de la embajada
    cubana en aquel país; lo cual aceleró y fortaleció su decisión de no
    retornar a la tierra de sus orígenes, así como de expresar libremente lo
    que piensa sobre el régimen imperante allí. “No busco riqueza, sino
    protección”, expresó el demandante cubano.

    No obstante, agravante de este caso es que Noruega, aunque no forme
    parte de la Unión Europea, se acoge al Tratado de Dublín. Lo anterior
    implica, según detalla el Sr. Möller, que el solicitante cubano debía
    inicialmente solicitar refugio en su primer país de residencia; esto es,
    Noruega. Requerida la opinión de Krister Munter, informador de las
    entidades migratorias de Suecia, éste confirmó la posibilidad de que en
    el caso de Urquiza se utilice el mencionado Tratado, al tiempo que el
    funcionario no quiso expresarse específicamente sobre el desenlace final.

    “La cosa se ve mala para mí. Yo soy considerado en Cuba traidor a la
    patria. Mi familia está dañada fuertemente; yo mismo iré a parar a la
    cárcel y seré congelado en la sociedad y en el mercado de trabajo,
    mientras este terrible régimen dictatorial tenga el poder”, declaró
    Julio Urquiza en aquella ocasión.

    Esta redacción ha intentado infructuosamente contactar al Sr. Urquiza
    para conocer el desenlace de la reunión del pasado 14 de octubre. La
    última “señal de vida” que al aquí suscrito ha llegado, data del 13 de
    octubre, donde -correo electrónico mediante- el compatriota en apuros y
    apurado nos informara, entre otros aspectos, que se disponía a tomar el
    tren en dirección a la ciudad de Gävle para la señalada entrevista con
    los órganos migratorios de Suecia.

    Artículo de Julio Urquiza publicado por este sitio:

    La Realidad Cubana Sí Viola los Derechos Humanos

    http://www.presslingua.com/web/article.asp?artID=3304

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *